Ciudades pequeñas y pueblos de interés turístico

Etara
Arbanasi
Bozhentsi
Koprivshtitsa
Tryavna
Nessebar
Sozopol

Etara

Etar” es el primer museo de ésta índole en Bulgaria /1964/. En él se sitúa al espectador en contacto directo con la realidad de aquel entonces, para poder hacer visible el pasado, que sea fácil de percibir y entender y para que se conserve la enorme riqueza nacional. En el museo hay 50 tipos de unidades de exposición: instalaciones técnicas de agua, casas con talleres de oficios, lugares de importancia social. Se revela la arquitectura, el modo de vida y el pasado económico de Gabrovo y la región durante el Renacimiento. Hay muchas exposiciones constantes como: “ La vida urbana de los finales del s.XIX y principios del XX ” ; “ Trajes nacionales ” ; “ Casas de talleres ” , que incluye talleres de curtidores, de carros, de instrumentos musicales, etc. .

En el museo etnográfico al aire libre “Etar” se encuentra la única en Bulgaria colección de técnica antigua de captar el agua. Posee 10 unidades de exposición y es una de las más variadas y bien organizadas colecciones técnicas de Europa. Esta es la causa de que la rueda de agua se convirtiera en símbolo de “Etar”. La particularidad más importante de la colección es que todas las exhibiciones son activas y funcionan de la misma manera que en el pasado, gracias al sistema de organización del agua, hallado en el lugar .

En cuanto al conjunto arquitectónico, algo muy característico es que cada una de las casas se diferencia de las demás, tal como se diferenciaba la gente que vivía en ellas.

Los 16 modelos arquitectónicos son muestra de la gran variedad de la arquitectura renacentista de los Montes Balcanes, reunidos en zanaiadchíyskata charshía (la calle de los oficios) muestran el talento genuino de los constructores renacentistas de la región de Gabrovo. En los pisos superiores se pueden observar los interiores de las viviendas, técnicas caseras de tejer, talleres de iconografía. En los pisos inferiores se exhiben talleres de oficios. Los talleres dan al visitante la posibilidad de observar la elaboración, de conocer de cerca la tecnología y los instrumentos originales, de conversar con el maestro y de llevarse una experiencia maravillosa junto con una navaja hecha a mano, una vasija de madera, una cafetera de cobre, un cántaro pintado, una pulsera de plata, una alfombrilla multicolor, unos iconos pintados, un iconostasio tallado, variadas hierbas y medicinas naturales o muchas otras cosas.

TOP

Arbanasi

Es una pequeñísima ciudad, declarada museo, situada a sólo 10 kilómetros de Veliko Tarnovo. El ambiente en la ciudad es muy singular, las callejuelas empedradas le dan un aire muy peculiar que agrada a todos los visitantes. Arbanasi es una villa fundada por los albanos, que impresiona por sus casas tipo "fortaleza". De las cerca de 80 casas, 36 han sido declaradas monumentos históricos. Son casas de antiguos mercaderes, por fuera de aspecto fortificado y severo, pero en su interior hay hermosos jardines que se pueden visitar e incluso alojarse en algunas de ellas. Las casas más destacadas, son la Casa de Konstantzaliev, del siglo XVII, y la Casa Hadzhi Llieba. Igual que todas las ciudades búlgaras, en Arbanasi hay varias iglesias muy bonitas. La que destaca, por ser la más interesante, es la Iglesia de la Natividad del siglo XVII. Llama la atención por no tener campanario, ya que durante el yugo turco se le prohibió. Su interior está completamente decorado con frescos pintados entre los años 1632 y 1649 y las más de 3.500 figuras describen más de 200 escenas del antiguo y Nuevo Testamento (La creación del mundo, Moisés, el rey David, la vida de la Virgen, el Juicio Final, santos, guerreros, filósofos griegos como Platón y Homero con aureolas de santos, la rueda de la vida (el ciclo del hombre desde el nacimiento hasta la muerte, etc). Otra de las iglesias con bellos frescos es la Iglesia del Arcángel.

TOP

Bozhentsi

Bozhenszi es una paraíso para pintores, fotógrafos y para quienes disfrutar de los paisajes más bellos del mundo. El pueblo de Bozhentsi fue fundado con la llegada de los turcos por gente que huía de la capital Tárnovo. La que llevaba aquel grupo era una pariente del último Patriarca búlgaro llamada Bozhana, de allí que el pueblo se llama Bozhentsi. La arquitectura es típica de los Montes Balcanes, por eso el pueblo fue declarado reserva histórica y arquitectónica. Con sus 750m sobre el nivel del mar, forma con la montaña un conjunto inolvidable. Allí como si el tiempo no corriera: las casas abiertas hacia la calle, con sus chimeneas blancas, te invitan a visitarlas para contemplar los techos ricamente tallados, las paredes de haya, las alfombras rústicas de lana. Los habitantes de Bozhentsi se dedicaron al comercio con Europa, por lo que no es raro observar muebles vieneses o alemanes. En época del dominio otomano, por su importancia económica les fue permitido poner una campana en el campanario de la iglesia, cosa que en aquel entonces era terminantemente prohibida por los turcos. La campana misma fue traída desde Rusia y todavía sigue en su lugar.

TOP

Koprivshtitsa

Una ciudad cuyo nombre puede parecer difícil de recordar y pronunciar, pero que se vuelve inolvidable gracias a su pintoresca situación (en las montañas de Sredna Gora) y a sus ricas casas, consideradas las perlas de la arquitectura búlgara del siglo XIX. Koprivshtitsa está estrechamente relacionada a la historia. En ella tuvieron lugar muchos hechos relacinados con las luchas de liberación del pueblo búlgaro. En Koprivshtitsa se escuchó el primer fusil de los revolucionarios durante el Levantamiento de Abril, y con la sangre del primer soldado turco matado se escribio la famosa Carta Sangrienta.
Fundada en el siglo XIV, por familias que huían de los conquistadores turcos, la arquitectura de Koprivshtitsa no alcanza la perfección y la nobleza de Plovdiv, pero el estilo de sus construcciones marca una nueva etapa en el desarrollo de la arquitectura búlgara renacentista. Aquí el "barroco balcánico" se adaptó a las exigencias humildes de sus habitantes que se sienten orgullosos por habitar ese desconocido paraíso. Las casas de madera se pueden clasificar en dos tipos: los de principios del siglo XIX, caracterizadas por sus sótanos de piedra y las del segundo período del mismo siglo, que se distinguen por su profusa decoración. Son imprescindibles las visitas a las casas de Oslekov, Kableshkov, Benkovsi, Debelyanov y Liutov, a la Iglesia de la Asunción y a la Escuela Cirílica Metodista, la segunda escuela primaria de Bulgaria.

TOP

Tryavna

Tryavna, una ciudad preciosa, que surgió como centro urbano a principios del s. XVIII, aunque fueron encontrados restos de tribus tracias que se asentaron por estos lugares desde mucho antes. A finales del s. XIX la ciudad ya era centro cultural y económico de la región. Como la tierra no es muy fértil, el desarrollo de oficios tradicionales como la producción de seda, miel, aceite de rosa, podía satisfacer las necesidades únicamente del pueblo y pocas veces se exportaba a Rusia y Asia Menor. Lo que dio fama a la ciudad fueron el arte de la orfebrería, el tallado de madera y la iconografía, asimismo en Tryavna fue creada la Escuela Artística más antigua, cuyas muestras se dispersaban en todo el Imperio Otomano, Rumania, Rusia, Serbia, etc. Los factores principales que determinaron la dedicación de la gente a estos oficios son dos: por una parte, la impresionante naturaleza de la región: rica en maderas y que crea un inigualable ambiente espiritual; y por otro, la cercanía de la vieja capital Veliko Tárnovo, donde durante el Segundo Reino Búlgaro se desarrolló la famosa Escuela Artística de Tárnovo y cuyos habitantes con la invasión turca huyeron a los Montes Balcanes, llevando consigo su arte. Con la liberación en Tryavna surgieron las fábricas, con las cuales empezó la producción industrial textil, que junto con la industria maderera forma el perfil económico actual de la ciudad.
La ciudad es atractiva para los visitantes por el ambiente. Vale la pena visitar la iglesia “San Arcángel Miguel”, construida y amplificada entre los años 1819 y 1821 y que representa un monumento de importancia nacional por el tallado de madera y los iconos, frutos de la Escuela de Tryavna. La plaza “Capitán Abuelo Nikola” es el conjunto histórico más antiguo de la ciudad, que ha logrado conservar su aspecto auténtico de principios del s. XVIII. Alli se encuentra la Torre del Reloj de Tryavna, construida en 1814 y que sigue funcionando con su mecanismo original. Siguiendo por la calle “Petko Slaveykov”, que es otra reserva arquitectónica e histórica, se llega a la Casa de Daskalov, famosa a nivel mundial por “los dos soles que nunca se ponen” y por albergar el único en Bulgaria Museo del Tallado. La casa fue construida entre 1804 y 1808 y representa la arquitectura típica de la casa de Tryavna de principios del Renacimiento búlgaro. La leyenda cuenta que el propietario, un comerciante rico de la ciudad, después de regresar de Europa Central quedó insatisfecho con la decoración de la casa. Con este motivo, como en la ciudad de Tryavna no había ni mucho oro ni piedras preciosas, el maestro y su asistente, que iban a elaborar la nueva decoración, le prometieron hacer dos tallados como los que no habría otros en el mundo y apostaron entre sí quién iba a hacer la decoración más bonita. Encerrados cada uno en su habitación trabajaron durante 6 meses sin salir. Al cabo de este tiempo el propietario entró en la habitación decorada por el asistente y vio en el techo un resplandeciente y alegre sol de primavera, con flores a su alrededor. Perplejo entró para ver la decoración del maestro y se quedó todavía más alucinado: del techo le miraba otro sol: un sol de otoño, tranquilo, suave y caliente. El maestro ganó la apuesta, pero el asistente fue ascendido a maestro. Así se lograron dos de las cumbres del tallado decorativo en Bulgaria. En el Museo se pueden observar objetos maravillosos de tallados para el uso doméstico, la decoración de la casa y de la iglesia, y reconocimos retratos y figuras de reyes y políticos de los tres Reinos de Bulgaria, que pertenecen a la colección del maestro autodidacta Guencho Marangózov.

TOP

Nessebar

Situada en una pequeña península en el Mar Negro, es una de las ciudades más antiguas de Europa donde se respira en el aire el espíritu de las muchas culturas que la han habitado: Tracios, Helénicos, Romanos, Eslavos, Bizantinos y Búlgaros. Los grandes monumentos de Nessebar son sus iglesias, la antigua residencia de los Obispos de estilo Bizantino (Siglos IV-V), La nueva residencia de los Obispos (San Esteban) con sus valiosos murales de los siglos XII, el Cristo Pantocrator y la Iglesia Aliturgetos (Siglos XIII-XIV). Son realmente preciosas las casas de estilo del Renacimiento Nacional Búlgaro, con plantas bajas de piedra y amplias primeras plantas de madera, situadas en las rocas de la península por encima del mar.
Pueblo pescador, es declarada Patrimonio de la humanidad por la UNESCO. La población está dividida en dos partes, una sección moderna donde se encuentran las playas y los centros estivales y la parte de la ciudad antigua donde se concentra toda su historia. En la pequeña península hay en total 4 monasterios y 10 Iglesias en diferentes estados de conservación. Las iglesias son los edificios más altos de la ciudad y destacan con los botes pintados, las calles pequeñas y los muelles.
Nessebar está a unos 40 km al norte de Burgas.

TOP

Sozopol

Sozopol se encuentra en la costa del mar Negro, a pocos kilómetros de Burgas. Fue fundada en el año 610 por los griegos originarios de Miletus, que le pusieron el nombre de Apolonia y erigieron en el punto más alto una estatua del dios Apolo, dios de la salud, del Sol y de la Belleza . El nombre actual de Sozopol significa «Población de refugio» ya que para los pescadores y navegantes era un punto importante. En el Museo del Arte Antiguo de la ciudad, se pueden ver jarras figurativas rojas y negras, vajillas de vidrio de colores, joyas, ancoras y ánforas de la época floreciente de la ciudad y del estado. Hoy día en Sozopol se celebra un festival anual de artes, que atrae a gran número de turistas por su valor artístico y el irrepetible ambiente cutural, que se refuerza por la singular arquitectura renacentista, con la que es famosa.

TOP